Portada / Recursos para periodistas / Buenas prácticas periodísticas / “No descansar hasta expulsar al moro invasor”: dos años de cárcel por incitar al odio en las redes

“No descansar hasta expulsar al moro invasor”: dos años de cárcel por incitar al odio en las redes

Artículo publicado originalmente por Guillermo Vega en El País el 22 de abril de 2021


Migrantes marroquíes en la Plaza de la Feria (Las Palmas de Gran Canaria), el 17 de noviembre de 2020.
Migrantes marroquíes en la Plaza de la Feria (Las Palmas de Gran Canaria), el 17 de noviembre de 2020.Quique Curbelo (EFE)

Juan Antonio Méndez Rancel, un vecino de 45 años del municipio tinerfeño de Tacoronte, no es un músico famoso o un influencer. Su cuenta de Twitter apenas contaba con 270 seguidores cuando estaba activa. En Facebook, su perfil semiprivado —solo accesible por completo a sus amigos en la red— contaba con más: casi 5.000. Pero el escaso alcance de sus publicaciones racistas no ha evitado que este miércoles haya sido condenado a dos años de prisión por un delito de incitación al odio.

Durante 2017 y 2018, Méndez Rancel vertió todo tipo de mensajes en sus redes sociales contra la población musulmana y los inmigrantes. Además, en ellos incitaba abiertamente, haciendo apología de la extrema derecha, a dirigir acciones violentas contra esos colectivos, según recoge la sentencia de la causa. Sus publicaciones estaban cargadas de violencia y alguna falta de ortografía: “Hijo puta negro de mierda yo ya armado para todos los días y el primero va a pagar por todos”, “me están ganas de dejarlo todo y dedicarme solo a matar moros haber [sic] si así cogen miedo y no vienen”; “no descansar hasta expulsar al moro invasor a rezar a su puto país”; “Feliz domingo día del señor y de cargarnos alguna mezquita. Por Dios y Por España. Siempre fieles”, según relata la sentencia emitida por los tres magistrados que han juzgado el caso. El contenido ya ha sido retirado de las redes sociales.

Las proclamas de Méndez Rancel llegaron a oídos del Grupo de Información de la Guardia Civil en Tenerife, que inició una investigación que terminó en la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife. Los investigadores pidieron autorización judicial para solicitar datos a Facebook y Twitter sobre la persona que publicaba los comentarios, y confirmar así su identidad, y también para salvaguardar los mensajes para usarlos como pruebas en el caso.

Para leer el artículo completo acceda a la web de El País.

Te puede interesar también:

Hind El Fadli: “Las feministas musulmanas no necesitamos que nos salven de llevar el velo”

Artículo de Gonzalo Sánchez, publicado originalmente en el periódico Levante el 11 de noviembre de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *