Portada / Material Observatorio / Artículos observatorio / Graves disturbios en Suecia por la quema del Corán en las concentraciones convocadas por la ultraderecha

Graves disturbios en Suecia por la quema del Corán en las concentraciones convocadas por la ultraderecha

La Agencia EFE ha informado de que la policía sueca ha practicado 26 detenciones en los disturbios registrados en distintos puntos del país el pasado fin de semana. El origen de los mismos se habría originado a partir de una serie de concentraciones islamófobas que invitaban a “quemar el Corán” y donde confluyeron ultraderechistas y manifestantes de signo contrario. Según la televisión pública sueca SVT, ocho de esas detenciones se produjeron el domingo en la ciudad de Norrköping, a unos 100 kilómetros al sur de Estocolmo, donde además hubo tres heridos por disparos de fogueo al intentar la policía dispersar a los concentrados.

 

EuropaPress inició la cobertura de los disturbios el pasado día 15 con un artículo en el que informaba sobre los enfrentamientos que se produjeron entre manifestantes antifascistas y fuerzas de seguridad durante las protestas por la visita a la localidad de Örebro del dirigente ultraderechista danés Rasmus Paludan. Los disturbios se concentraron en el parque Sveaparken, donde al menos cuatro vehículos policiales quedaron calcinados. “Es trágico, increíblemente trágico ver este tipo de violencia y vandalismo. Es muy malo”, ha afirmado el ‘número dos’ de la Policía en Örebro, Fredrik Becker, en declaraciones a la televisión sueca SVT.

 

El Huffington Post también se ha hecho eco de la noticia y transmitió que el sábado 16 volvieron a repetirse los acontecimientos, pero esta vez en Estocolmo y Malmö, a 100 km al sur de la capital, donde Paludan tenía prevista la tercera concentración en tres días seguidos. Los disturbios se saldaron de nuevo con varios heridos y la quema de un autobús. El punto álgido de las protestas llegó el domingo 17 en Norrköping y Linkoping, pues el gobierno había vuelto a autorizar los actos del Stram Kurs. Aunque el partido decidió suspenderlos al final, no se pudieron impedir las reyertas, sobre todo en el barrio de Navestad, donde hay una importante concentración de población musulmana.

 

Estas provocaciones racistas e islamófobas de la ultraderecha sueca coinciden con el mes de Ramadán, celebración sagrada para los musulmanes, y con un clima de precampaña: el próximo mes de septiembre, Suecia celebrará elecciones legislativas. Paludan pretende presentarse a estos comicios encabezando el Stram Kurs y busca agitar al electorado sueco con este tipo de provocaciones.

 

El programa político del Stram Kurs aboga por una prohibición total y categórica del islam en el país, y por la expulsión de todos los inmigrantes no europeos. Su líder, Rasmus Paludan, tiene la nacionalidad danesa y sueca. De hecho, también hace política en Dinamarca, donde ha sido condenado por proferir insultos racistas. La quema del Corán no es por desgracia una novedad para Paludan, quien ya había realizado —y sigue promoviendo— esta acción. El ultraderechista ha adquirido cierta notoriedad a raíz de la difusión en redes sociales de vídeos provocadores y xenófobos, que han agitado sucesivas campañas electorales en el ámbito de esos países nórdicos.

 

Según retransmitió la cadena SER, los países árabes y musulmanes han condenado esta “ola de odio”. Varios países y organizaciones árabes e islámicas condenaron este lunes las concentraciones islamófobas en Suecia para “quemar el Corán”, lo que consideraron una “ola de odio” y una “provocación”.

 

“La ola de odio e intolerancia en Suecia contra nuestra religión es rechazada y peligrosa por su adopción de una ideología contraria a los principios de la convivencia”, dijo este lunes el consejero político del presidente de Emiratos Árabes Unidos, Anwar Gargash, en su cuenta de Twitter.

 

Arabia Saudí, que acoge los principales santuarios islámicos del mundo, también condenó la “ofensa intencional por un grupo de extremistas en Suecia”, y el Ministerio de Exteriores saudí subrayó en un comunicado “la importancia de concertar los valores del diálogo y la convivencia, y renunciar al odio, el extremismo y la exclusión”.

 

En este contexto se expresaron países como Kuwait y Catar, que coincidieron, en sendos comunicados, en la necesidad de que “la comunidad internacional asuma su responsabilidad de frenar esas acciones” y “trabaje por una solución a la controvertida relación entre libertad de religión, creencia y expresión”.

 

Doha considera este acto “una incitación y una grave provocación a más de dos mil millones de musulmanes en el mundo”. Por otro lado, la Liga Mundial Islámica, integrada por 57 países, ha calificado la acción de “acto absurdo y vergonzoso”. Ayer, Irak e Irán convocaron a los diplomáticos suecos acreditados en sendos países para protestar por esa convocatoria.

 

Artículo elaborado por Eduardo Lara Merchán en el marco de unas prácticas curriculares realizadas en virtud de un acuerdo de la Fundación Al Fanar para el Conocimiento Árabe y el Máster de Estudios Árabes e Islámicos Contemporáneos de la Universidad Autónoma de Madrid. 

Te puede interesar también:

Mohammad Idrissi: “Nuestra imagen no se utiliza para crear miedo”

  Ibrahim Rifi   En abril del año 2019, el periódico ABC en su edición …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *