Portada / Material Observatorio / Ejemplos islamófobos / Análisis de “Jimena, Shaza y la bendita Europa”

Análisis de “Jimena, Shaza y la bendita Europa”

ARTÍCULO

Jimena, Shaza y la bendita Europa

Lucas Haurie, La Razón, 28 de julio de 2017.

A pocos les será ajena la peripecia de Jimena Rico, una joven emigrada de Torrox (Málaga) a Londres, que ha vivido un calvario reciente en tierras del Islam. Lesbiana, la chica anda en amoríos con Shaza Ismail, una egipcia residente en la capital británica cuya familia, mahometana observante, execra la homosexualidad. Nadie piense que los Ismail forman parte de esa turba analfabeta fácilmente influenciable por las prédicas de los imanes más flamígeros. Al contrario, el padre de la muchacha es un profesional de éxito establecido en el riquísimo y muy occidentalizado emirato de Dubái, un vivo ejemplo de cómo el bienestar material no siempre redunda en la apertura de las mentalidades. ()

ANÁLISIS

1. Uso de titular orientalista que se prolonga hasta el final, entendiendo el islam y/o las personas musulmanas como diferentes, separadas e independientes, no influenciadas por factores culturales y sin valores comunes con otras culturas.

2. En el cuerpo del artículo se hace uso y se abusa de terminología incorrecta, sensacionalista y despectiva.

3. Se hace un uso de generalizaciones, estereotipos y estigmatización sobre los musulmanes en general, mostrándolos como inferiores, bárbaros, irracionales, primitivos y homófobos.

4. Este artículo de opinión es un claro ejemplo de homonacionalismo, ya que se instrumentaliza a la comunidad LGTBIQ,  para atribuir a una religión, en este caso la islámica, lo que es una opinión o actitud personal, familiar o cultural en un caso concreto.

Más reflexiones sobre homonacionalismo en el artículo de Brigitte Vasallo: “Por las grietas homófobas del homonacionalismo

Te puede interesar también:

El 66% de las noticias sobre islam de 6 diarios españoles son islamófobas

Estadísticas del Observatorio correspondientes al primer semestre de 2017   La Vanguardia, El Mundo, La …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *