Portada / Recursos para periodistas / Documentación / Islamonáusea, no islamofobia: las muchas caras del ciber-discurso de odio

Islamonáusea, no islamofobia: las muchas caras del ciber-discurso de odio

Reseña publicada por academia.edu

Carmen Aguilera-Carnerero (Universidad de Granada) y Abdul Halik Azeez

Las personas musulmanas han sido objeto de las actitudes discriminatorias, especialmente tras el 11-S, de ciertos sectores de la sociedad, lo que ha dado a lugar a lo que se conoce como “islamofobia”. Esta tendencia excluyente tiene en el discurso de odio su manifestación más común. El discurso de odio tiene muchas facetas: puede atribuir falsos supuestos a una religión, asignar actos despreciables a una comunidad religiosa, burlarse de sus tradiciones y prácticas, en los casos más severos, hacer uso de amenazas y de maltrato verbal. En la sociedad tecnológica en la que vivimos, el canal más empleado para dar rienda suelta a la islamofobia son las redes sociales generando una nueva variedad de islamofobia: la ciber-islamofobia.

El objetivo de este artículo es estudiar cómo la ciber-islamofobia es articulada a nivel discursivo por los internautas (en lugar de por los medios de comunicación generalistas) tomando como punto de partida del análisis un corpus de más de 10.000 tuits recopilados en torno al hashtag #yihad. El estudio revela que el discurso en las redes sociales amplifica y es más explícito con los estereotipos y las representaciones negativas de las personas musulmanas que los medios de comunicación generalistas. El concepto “yihad” está muy vinculado a la violencia y la guerra, actos asociados a su ve a un deber religioso islámico. Además, se promueven las narrativas “otrorizando” a las personas musulmanas y el Islam es representado como “en guerra” con Occidente.

 

Te puede interesar también:

Mental frames and conceptual metaphors of hijab and hijab-wearing women in British and Spanish press

 Ghufran Khir Allah es la autora de la tesis doctotal Mental frames and conceptual metaphors of …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *