Portada / Recursos para periodistas / Documentación / Reseña de El Kadaoui, Saïd: “Radical(es). Una reflexión sobre la identidad”

Reseña de El Kadaoui, Saïd: “Radical(es). Una reflexión sobre la identidad”

Artículo original: Salma KALIL EL AAZZAOUI (2022), “Reseña de Radical(es): Una reflexión sobre la identidad, Catedral, Barcelona en Revista de Estudios Internacionales Mediterráneos, 32, pp. 255-257.

Enlace: https://revistas.uam.es/reim/article/view/reim2022_32_018

” Said El Kadaoui es un psicólogo marroquí emigrado a España a temprana edad. El Kadaoui se ha convertido en una de las voces más destacadas en analizar un concepto tan abstracto como el de la identidad. A través de su obra Radical(es). Una reflexión sobre la identidad nos acerca a la difícil tarea de la construcción de la identidad, desde el punto de vista disciplinar de la psicología. En concreto, el hilo conductor de este libro es la formación de la identidad de los hijos de inmigrantes.

Aunque el autor reúne testimonios de diversos jóvenes cuyos ascendientes son originales de distintas latitudes, específicamente se centra en la identidad de los descendientes de marroquíes. En este sentido, deja entrever la coyuntura entre la experiencia clínica del autor con sus vivencias personales. El motivo que lleva a El Kadaoui escribir semejante obra fueron los atentados acaecidos en la ciudad de Barcelona en el año 2017. Para ello, este psicoterapeuta se basa en una razonamiento deductivo con el objetivo de entender el psique de las personas que ejercen la violencia en el nombre de la religión.

Hoy en día, son numerosos los estudios que versan sobre el concepto de identidad. Sin embargo, el término identidad como categoría de análisis es complejo. Esta complejidad subyace en el carácter dinámico inherente de la identidad. Es decir, la identidad no es algo estático, sino que se perfila a través de diferentes procesos cambiantes en el espacio y el tiempo, y por ende, está sujeto a una continua construcción. De este modo, la identidad es un proceso que se va construyendo diacrónicamente, basado sobre todo en la identificación y el sentimiento de pertenencia. Precisamente, la personas portadoras de identidades transnacionales se caracterizan por una doble pertenencia. En primer lugar, al país de sus ascendientes. En segundo lugar, al país donde han nacido. No obstante, el mantenimiento del equilibrio entre los dos universos no es sencillo. En consecuencia, la realidad de este colectivo no es fácil de interpretar. Por lo tanto, este colectivo se encuentran en una intersección entre los estereotipos dados a priori, así como, la discriminación propia de las sociedades de acogida y la custodia característica de sus comunidades originales por preservar los valores morales y las tradiciones.

Esta condición puede acarrear consecuencias como la desorientación, ante la falta de claridad respecto a la pertenencia entre el aquí y el allá, lo cual puede resultar desalentador para los individuos que la viven cuyo efecto más inminente se materializa en una crisis de identidad. Esta crisis de identidad supone un fenómeno habitual entre los hijos descendientes de inmigrantes. Se trata de un proceso motivado por la incertidumbre que experimentan en un momento dado y en consecuencia les genera preguntas relacionadas con el yo.

Estas dudas desembocan en una búsqueda de verdades que nos permitan sentir quienes somos y despejar todas las incógnitas. De lo contrario, sucumbiría a un sentimiento de desarraigo. En el transcurso de repensar la identidad puede generar este desarraigo entre los individuos motivado por dos factores. Por un lado, la falta de identificación tanto con el país de origen. Por otro lado, pueden encontrarse con que no son plenamente aceptados en el lugar de residencia del momento. Dentro de estas consideraciones, El Kadaoui establece que la identidad de los seres humanos necesitan de sus raíces. Unas raíces originales que aluden a su lugar natal, a través de las cuales, le permite tener un referente para crecer y desarrollarse en cohesión con las interacciones del contexto sociocultural en el que se encuentra inmerso el individuo. A su vez, estas raíces constituyen un elemento sólido puesto que sirve como cimiento fundamental desde el que los individuos construyen su “yo”.

En el mismo orden de ideas, el libro de El Kaddaoui trata con mucho esmero los temas de la exclusión social, la integración y el desconocimiento. La frontera que se interpone en las mentes de los individuos hace que se construya un mundo basado en marcadores culturales y sociales en contraposición al reflejo del otro. Esta premisa planteada por el autor, hace pensar en conceptos como lo propio y lo ajeno. La alteridad, es otro de los aspectos que el autor aborda desde el psicoanálisis. Es decir, las personas que portan atributos étnicos pertenecientes a otros entornos son catalogadas como subalternas y por tanto tratadas desde la alteridad poniendo en marcha un proceso de alineación. El trato hacia nuestros semejantes como “el otro” alejándolos de nuestra órbita de conocimientos y economía del pensamiento contribuye a desposeer de entidad propia a las personas. Desde el punto de vista de la disciplina de la psiquiatría, ante la falta de reconocimiento identitario auspiciada por la alineación, el sujeto se percibe como extraño, acarreando un sentimiento de desrealización lo cual puede desembocar en un estado psicótico.

(…)

Continuar leyendo en el artículo original.

Te puede interesar también:

Noviembre de 2022 – De Lucrecia Pérez a las fake news: 30 años de sentencias contra los delitos de odio en España

Publicado en la web de OBERAXE El asesinato de la inmigrante dominicana Lucrecia Pérez, el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *