Portada / Recursos para periodistas / Documentación / La construcción de la islamofobia: Hollywood

La construcción de la islamofobia: Hollywood

Trabajo de máster de Marloes Veldhausz (Radboud University)

 

Resumen

 

El islam ha estado muy politizado tras el 11 de septiembre. La islamofobia posterior está extendida por todos los medios de comunicación, y Hollywood en particular. A partir de teorías basadas en estereotipos, la otredad, el orientalismo y una metodología basada en estudios de cine, en particular en la puesta en escena, este trabajo e examina la forma en que la islamofobia se ha construido en casos de estudio.

 

Estos casos de estudio son tres películas de Hollywood: The Hurt Locker (En tierra hostil en España), Zero Dark Thirty (La noche más oscura en España), y American Sniper (El francotirador en España). Su  retórica despectiva y los aspectos de la puesta en escena son islamófobos.. Las películas se centran en eventos que tuvieron lugar  después del 11 de septiembre, y así los marcadores ideológicos que provocan islamofobia en estos trabajos están relacionados con las opiniones sobre el islam que se han difundido por todo Hollywood y los medios de comunicación desde entonces. Por ejemplo, la idea que las personas musulmanas no son compatibles con las sociedades occidentales, que son salvajes, malvadas y terroristas.

 

Palabras clave: islam, persona musulmana, persona árabe, islamofobia,  religión,  medios de comunicación,  películas, Hollywood, The Hurt Locker, Zero Dark Thirty, American Sniper, puesta en escena, estudios de cine, estudios americanos.

 

Prefacio

 

Cualquiera que me conozca incluso un poquito sabe que nunca he sido fanática de las clases de literatura durante mis cinco años como estudiante de Estudios Americanos. No me malinterpreten, me encanta leer y me ha encantado desde que era pequeña, pero nunca he disfrutado  leyendo lo que llaman «los clásicos». Los géneros que más me gustan son la literatura de fantasía y las distopías. Es el género de fantasía que a mí, con ocho años, me presentaron primero, en la forma de Harry Potter y la piedra filosofal. Recuerdo con todo detalle cómo mis abuelos me lo regalaron por mi octavo cumpleaños. Y cuando lo empecé, no pude parar y me lo acabé de un tirón.

 

Harry Potter me inicio en temas como la soledad, la pérdida, el dolor y la discriminación. Estos temas juegan un papel en la vida cotidiana de las minorías, con la discriminación a menudo a la cabeza y los otros sentimientos  como resultado de aquella. Me apasiona luchar por los derechos de las mujeres, la comunidad LGBTQ y otras minorías, razón por la que el tema de la islamofobia me interesa mucho. A lo largo de los últimos cinco años, me he vuelto más consciente y me he involucrado más en derechos humanos como esos. Al ser parte de una minoría yo misma (la comunidad LGBTQ), me niego a  ser pasiva y dejar que otras minorías que sufren discriminación estén condenadas, como es el caso de  la comunidad musulmana en países occidentales desde el 11 de septiembre.

 

Combinando esta pasión por los derechos humanos con otra de mis pasiones  (cualquiera que me conozca puede atestiguar que veo demasiadas series y películas), concretamente los medios de comunicación, quiero explicar  cómo la islamofobia de la vida real se ha filtrado en los medios de comunicación, a menudo como tema dominante, perpetuando y difundiendo  un sentimiento islamófobo.

 

Introducción

 

«Puedes dispararme con tus palabras, Puedes cortarme con tus ojos, Puedes matarme con tu odio, Pero todavía, como aire, me alzaré».

Maya Angelou – «Todavía me alzo».

 

El 8 de noviembre de 2016, Donald Trump se  convirtió en el nuevo presidente electo de los Estados Unidos. Nunca antes había ganado un candidato que fomentase tanto la división ni tan  instigador del miedo en el  cargo de Presidente, lo que marcó  una nueva era en la política de los EE.UU. Una declaración publicada en diciembre de 2015 en el sitio web oficial del presidente electo, decía que «Donald J. Trump está exigiendo el cierre total a la entrada de personas musulmanas en los Estados Unidos hasta que los representantes de nuestro país puedan determinar qué pasa» (Donald J. Trump Statement On Preventing Muslim Immigration 1), y recientemente Trump ha dado sus opiniones sobre la inmigración de personas musulmanas, proponiendo que la inmigración «de cualquier nación que se haya visto comprometida por el terrorismo» debe ser frenada (citado en Diamond 1). Las implicaciones de esta prohibición de viajar propuesta son de gran alcance, como se puede ver en los apéndices A a D (Sciutto, Yellin y Browne). El apéndice A se centra en las personas  inmigrantes de llamados «refugios seguros para terroristas»; el apéndice B en las personas inmigrantes de «estados patrocinadores del terrorismo»; el apéndice C en las personas inmigrantes procedentes de países en los que tiene sus bases las redes terroristas y desde las cuales operan; el apéndice D en las personas inmigrantes de países en los que hay  células terroristas activas, y también incluye países europeos occidentales. En total, esta prohibición afecta  a ciudadanos de más de cuarenta países, lo que supuso más de 2,7 millones de visados en 2015 (Sciutto, Yellin y Browne).

 

Asimismo, el equipo de Donald Trump está considerando actualmente, en noviembre de 2016, poner en marcha un llamado «registro musulmán» que ha sido  comparado con el que se aplicó a las personas judías en la Alemania nazi y en los campos de internamiento de ciudadanos y ciudadanas estadounidenses de origen japonés en los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial (Hawkins; Haberman y Pérez-Peña). Las opiniones islamófobas de Donald Trump han ido ganando terreno en los Estados Unidos, especialmente ante ataques terroristas como los de San Bernardino, donde fueron asesinadas catorce personas y heridas veintidós en un ataque a un evento organizado por el Departamento de Salud Pública, u Orlando, donde cuarenta y nueve personas fueron asesinadas y  cincuenta y tres resultaron heridas en un crimen de odio en una  discoteca gay, Pulse. Estos ataques fueron perpetrados por lobos solitarios o grupos radicalizados, pero a muchas personas musulmanas moderadas en culturas occidentales son a menudo retratadas como «radicales» o incluso «terroristas» aunque ninguno de esas dos cosas  sea verdad. Retratar a todas las personas musulmanas como peligrosas, como hacen Trump y la mayor parte de sus seguidores actualmente, condena a las personas musulmanas estadounidenses por las acciones de unos pocos que han sido radicalizados.

 

Seguir leyendo

 

Artículo traducido del inglés por Bethany Sullivan en el marco de unas prácticas curriculares realizadas en virtud de un acuerdo de la Fundación Al Fanar para el Conocimiento Árabe y el Máster Universitario en Traducción Profesional de la Universidad de Granada. 

Te puede interesar también:

Reseña: Derecho e islam en una sociedad globalizada

Reseña de la obra coral Derecho e islam en una sociedad globalizada realizada por Carmen …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *