Portada / Material Observatorio / Artículos observatorio / Reflexiones sobre islamofobia y racismo desde una voz negra musulmana

Reflexiones sobre islamofobia y racismo desde una voz negra musulmana

Entrevista de Ibrahim Rifi, periodista y director de comunicación de la Fundación Al Fanar

 

Baharu Dembaga Susoko es un joven activista antirracista de 28 años. Catalán de origen gambiano y musulmán, es educador social y presentador de La Coctelera, un programa sobre música y actualidad cultural en Radio Montornés. Además es activista en CNAE (Comunidad Negra, Africana y Afrodescendiente), en Joventut Multicultural Musulmana, en el foro social Unidad Contra el Racismo y el Fascismo de Cataluña, y también es entrenador y jugador de un equipo de baloncesto.

 

¿Cómo es crecer siendo de origen gambiano o africano en Cataluña?

Cuando eres pequeño no te das cuenta de las cosas que te pasan. Con 5 o 6 años mi máxima preocupación era qué iba a merendar y qué dibujos iba a ver en la televisión mientras merendaba. A medida que fueron pasando los años empecé a percibir algunas cosas, a darme cuenta de que era negro, de que me trataban diferente por no tener el mismo color de piel que los demás. Me daba incluso vergüenza ser negro hasta que escuché a Samuel Eto’o, el gran delantero del F.C Barcelona, decir en una rueda de prensa en un partido contra el Real Madrid: “Mañana sábado voy a correr como un negro, para vivir como un blanco y todos me trataréis como un blanco, pero el domingo, volveré a ser el negro que todos insultan en los campos”. Yo entonces tendría unos 11 o 12 años; cuando lo escuché me dije: “Yo soy negro y no me tengo que avergonzar de ello”.

Cuando hablamos de racismo ¿a qué nos referimos?

Vivimos en una sociedad racista y el sistema está basado en el racismo. Es innegable. El racismo es discriminación hacia las personas por motivos de raza, etnia, cultura, origen, color de piel o creencias, y no puede entenderse únicamente hacia las personas negras. En España no se puede negar el racismo histórico que ha sufrido y sigue sufriendo la población gitana y que debe ser denunciado.

En España el racismo es tanto social como institucional, el caso más claro es la Ley de Extranjería, a mi parecer, muy racista. Otro ejemplo que tenemos en el contexto catalán es el de un protocolo que se hizo desde Consejería de Educación, de Interior y con los Mossos d’Esquadra; el famoso PRODERAI (Protocolo de Prevención, Detección e Intervención de Procesos de Radicalización Islamista), que es un protocolo para “luchar” contra la radicalización de estudiantes musulmanes en las aulas catalanas; es una muestra de lo institucionalizado que está el racismo: es estructural, forma parte de la estructura y del funcionamiento de las instituciones.

Ciertas voces consideran que el racismo solo está en los discursos de la extrema derecha con representación parlamentaria. ¿Qué piensas?

Eso es mentira. El racismo también puede estar en actos y leyes que pueden crear tanto la derecha como la izquierda. La extrema derecha es solo una excusa para desviar la atención del racismo de quienes comulgan con ella. La Ley de Extranjería es una ley orgánica creada por la izquierda, por el PSOE. No, no hay que desviar la atención hacia la extrema derecha que está diciendo lo que los otros partidos no se han atrevido a decir.  Es una falacia que la clase política diga que los racistas son solo de extrema derecha. Hay racistas de izquierdas, nacionalistas, independentistas, de todos los colores políticos. El racismo es una lacra transversal.

¿Cómo discrimina la Ley de Extranjería a las personas extranjeras?

La Ley de Extranjería discrimina económica y socialmente a las personas extranjeras, especialmente a las no comunitarias. Para que te puedan regularizar en este país, debes tener un contrato de trabajo con unas condiciones difíciles incluso para los propios españoles, lo que dificulta el acceso a la vivienda. Podemos decir lo mismo de la política de reagrupamiento familiar.

Como persona negra musulmana, ¿cómo entiendes y vives y la islamofobia?

En el imaginario occidental, el musulmán es árabe, cuando la mayor parte de las personas musulmanas del mundo no son árabes. En el caso de España sucede lo mismo lo que niega toda la heterogeneidad de las comunidades musulmanas, y la propia comunidad musulmana de origen árabe magrebí ha adoptado ese papel de liderazgo.  A mí y a mi familia se nos ve como a personas negras, no como a personas musulmanas.

Como negro y como musulmán me pueden discriminar por una cosa y por otra. Yo no entiendo el racismo y la islamofobia como cosas separadas. Esa fobia por parte de Occidente hacia las personas musulmanas tiene mucho que ver con la historia colonial en los países de mayoría musulmana. Esa historia colonial de invasión, conquista, dominación, e implantación de “valores superiores”, se ha dado hasta hace muy poco. Esa superioridad moral que Occidente considera que tiene con respecto al resto del mundo, y en especial con respecto a los países de mayoría musulmana, cristalizó en políticas exteriores violentas como la invasión de Irak en 2003 o la de Libia en 2011.

El islam nació en la península arábiga, pero su expansión geográfica la convirtió en una religión universal y hoy es la segunda religión más seguida del mundo. Es importante que desde dentro de la comunidad musulmana no se establezcan jerarquías: da igual si yo soy gambiano, tú eres árabe, indonesio, japonés, etcétera, en el islam todos somos iguales. El propio Corán dice que una persona árabe no es mejor que una persona no árabe, ni una persona blanca es mejor que una persona negra. Y el profeta tiene muchos dichos al respecto que nos enseñan el antirracismo desde dentro del islam.

Como persona que formas parte de las comunidades musulmana y negra, ¿cómo vives la discriminación por el hecho de ser musulmán y la discriminación por el hecho de ser negro?

Siempre he criticado que se nos vea solo como personas negras. Tenemos que reivindicar nuestra identidad como personas negras, pero también reivindicar nuestra identidad musulmana; esto es algo que se tiene que aceptar tanto dentro de la comunidad negra no musulmana como dentro de la comunidad musulmana.

La mayoría de las personas musulmanas en el Estado español, provienen de Marruecos, e incluso dentro de la comunidad musulmana cuando decimos que somos musulmanes se sorprenden. Lo árabe es concebido como superior y hegemónico en la comunidad musulmana.

Por otro lado, hay cierta islamofobia en algunos sectores negros no musulmanes, quizás porque no son conscientes de que una parte muy importante de los negros en España son además musulmanes. Y es muy importante reivindicar el papel clave de muchas personas musulmanas en la lucha por los derechos de las personas negras en el mundo, como por ejemplo Malcom X.

También existe cierta confusión y se entiende la lucha contra la islamofobia como una manera de hacer proselitismo, cuando no se trata de eso. No pretendemos islamizar a nadie, sino denunciar las discriminaciones que sufrimos también las personas musulmanas. No puede ser que la mayor parte de las noticias que se dan en televisión sobre musulmanes sean sobre terrorismo.

Una última reflexión

Creo que es muy importante que se nos escuche a todas las comunidades que sufrimos racismo, que se nos deje hablar, porque muchas veces se habla de nosotros sin nosotros. Se habla de nosotros como comunidad sin tener en cuenta nuestras opiniones ni nuestras voces. No se puede hablar de nosotros sin nosotros. Si la gente blanca quiere apoyar nuestras reivindicaciones, vamos a trabajar mano a mano y todos a una, pero sin que nos quitéis nuestro espacio, sin que nos quitéis nuestro altavoz.

 

 

Te puede interesar también:

www.creativemarket.com

Representación audiovisual de la mujer musulmana

Sara Omaima El Abdli Hoy queremos compartir con vosotros material audiovisual reciente sobre la mujer musulmana. El …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *