Portada / Recursos para periodistas / Documentación / Contestar la islamofobia desde los movimientos sociales

Contestar la islamofobia desde los movimientos sociales

Publicado originalmente por Fundación de Cultura Islámica el 5 de noviembre de 2020

 

El siguiente artículo recoge la participación de Daniel Gil-Benumeya, coordinador científico del Centro de Estudios del Madrid Islámico y profesor de la Universidad Complutense de Madrid, en el I Congreso Nacional Desmontando la Islamofobia, celebrado en Málaga el pasado 11-12 de diciembre de 2019 y organizado por la Asociación Marroquí para la Integración de Inmigrantes.

 

La islamofobia, igual que el racismo en general, suele tratarse a menudo como un exceso ideológico, como un problema de actitud en las relaciones interpersonales, actitud que a menudo se define en términos de «intolerancia» o «discurso de odio». En ese sentido, se relaciona con opciones políticas de ultraderecha, que son las que reproducen esa clase de discursos de un modo más manifiesto. Sin embargo, tanto la islamofobia como el racismo en general se manifiestan muy a menudo sin que intervengan discursos explícitamente racistas. Por ejemplo en las políticas públicas que criminalizan preventivamente a las personas musulmanas (como todo el ámbito de la llamada «prevención de la radicalización») o que sostienen la división social entre ciudadanos y no ciudadanos, personas con derechos y personas sin derechos (como las leyes y políticas de Extranjería). Debe tenerse en cuenta que el racismo es, ante todo, la naturalización de una relación de poder, y esta no se puede dar sin el concurso efectivo de los poderes públicos. Como han señalado diversos autores, el pilar y soporte fundamental de la islamofobia son las instituciones del Estado, sea cual sea el signo político bajo el que actúan y sean cuales sean las justificaciones discursivas que empleen, si es que lo hacen. En no pocas ocasiones, de hecho, las políticas que producen y reproducen la islamofobia —como las securitarias— se acompañan de discursos y declaraciones de intenciones pretendidamente antirracistas.

 

Leer el artículo completo

Te puede interesar también:

La clave puede ser un nombre: discriminación racista en el acceso a la vivienda

Un estudio realizado por  la consultoría social cooperativa Broll para el Ayuntamiento de Barcelona desvela …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *