Portada / Material Observatorio / Artículos observatorio / Islamofobia y delitos de odio: mecanismos de denuncia

Islamofobia y delitos de odio: mecanismos de denuncia

Laura Amate, Observatorio de la Islamofobia en los Medios.

Ante la creciente expansión del discurso del odio, especialmente en las redes sociales e internet, han proliferado dispositivos y aplicaciones para notificar este tipo de delitos, no solo ante las fuerzas de seguridad sino también a través de diversas organizaciones que han tomado conciencia del problema y han puesto en marcha distintos sistemas de denuncia. Pese a que los incidentes islamófobos son cada vez más frecuentes en nuestro país, los mecanismos de los que disponen las personas musulmanas para denunciar esos ataques siguen siendo escasos. Las únicas plataformas específicas para denunciar un ataque islamófobo en España son las proporcionadas por #luchacontralaislamofobia y la Plataforma Ciudadana contra la Islamofobia, que en sus respectivas páginas han desarrollado un formulario desde el que hacerlo. Ambas usan estos datos de forma interna, realizando la segunda de ellas el Informe sobre la islamofobia en España. Por su parte, la Asociación Marroquí para la Integracion de los Inmigrantes, responsable de #luchacontralaislamofobia, tampoco tramita directamente ninguna denuncia. En su caso, el equipo jurídico especialista en islamofobia se encarga del asesoramiento de cada caso particular.

También  existe el Plan Municipal de lucha contra la islamofobia del Ayuntamiento de Barcelona que si bien no es una plataforma de denuncia, tiene entre sus objetivos la puesta en marcha de los mecanismos necesarios para notificar una discriminación islamófoba. Por otro lado, también en Barcelona,  existe el Servicio de Atención Integral de la Oficina para la No Discriminación, que ofrece posibilidad de denuncia y apoyo de forma presencial, telefónica y telemática.

La ausencia de mecanismos concretos frente a la islamofobia es resultado de la falta de visibilidad del problema. Como consecuencia de esa ausencia de reconocimiento se carece de  iniciativas e infraestructuras suficientes para denunciarlo y contrarrestarlo.

En Estados Unidos se ha desarrollado la  aplicación REPORT ISLAMOPHOBIA  cuyo objetivo es permitir que las personas que han sufrido discriminación legal, social, religiosa, de género y política, o crimen de odio de carácter anti-musulmán, documenten la situación. Desde 2013, la aplicación desarrollada por Islamophobia Studies Center registra incidentes islamófobos que se denuncian siguiendo tres sencillos pasos: fecha y hora, tipo de ataque y lugar en el que se produce. En Francia, Collectif Contre l’islamophobie en France (CCiF) desarrolló en 2013 una aplicación similar.

Centrándonos en los delitos de odio en España y en los sistemas para dejar constancia de los mismos, una de las plataformas de denuncia más sólidas es ALERTA DISCRIMINACIÓN, una aplicación desarrollada por Red Acoge y financiada por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, el Fondo de Asilo, Migración e Integración de la Unión Europea y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. La aplicación, completamente gratuita, es un sistema de denuncia automática de hechos discriminatorios o delitos de odio. En la aplicación están presentes los delitos motivados por causas religiosas, aunque no cuenta con una pestaña específica para la islamofobia.

Por su parte, SOS Racismo, ofrece la posibilidad de denuncia a aquellas personas que han sido víctimas o testigos de comportamientos racistas o xenófobos. en las distintas Oficinas de Información y Denuncia (OID). Además, los equipos jurídicos atienden a personas que consideran haber sufrido discriminación racial, étnica, racismo o xenofobia. Esta labor permite al equipo de SOS recoger los casos que llegan de manera estadística y observar la evolución de estos sucesos.

En la misma línea, el Ministerio de Interior proporciona en su página web información relativa a las denuncias de delitos de odio. El Gobierno invita a notificar incidentes ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, bien a través de la Guardia Civil (900 101 062) o la Policía Nacional (900 100 091). La Policía Nacional ofrece en su página web un tríptico informativo y una descripción de los delitos de odio, y anima a los ciudadanos a que denuncien lo antes posible en cualquier comisaría con un documento de identidad acreditativo. De la misma forma, la Guardia Civil recibe a los ciudadanos debidamente identificados que quieran denunciar aunque estos delitos no están integrados en la plataforma e-denuncia, en la que sí se puede dejar constancia de hurtos y otros actos delictivos.

Tanto los cuerpos de seguridad del Estado como la Fiscalía de delitos de odio y discriminación deben seguir el Protocolo de actuación de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Otros organismos públicos que ejercen de plataforma de denuncia son las distintas Comunidades Autónomas a través de las Oficinas de asistencia a las víctimas de delitos, que tienen en especial consideración los delitos cometidos por motivos racistas y antisemitas y aquellos relativos a la ideología, la religión o creencias, la situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual enfermedad o discapacidad.

Recientemente hemos asistido al lanzamiento de la campaña #TachaElOdio con la que se ponía en marcha el nuevo Servicio de Atención a las Víctimas de Delitos de Odio desarrollado por el Área de Salud, Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid y la Policía Municipal de Madrid, a través de la Unidad de Gestión de la Diversidad. Este servicio es el paso previo a la creación de la futura Unidad de Delitos de Odio, enmarcada dentro del Plan Director de la Policía Municipal que se presentará a finales de marzo de 2019. La Unidad dispondrá de un servicio de interlocución directa con seguimiento de los casos, y dará respuesta a los conflictos motivados por cuestiones de orientación sexual, religiosa o ideológica. De momento, y hasta que la Unidad de Delitos de Odio esté operativa, el Servicio de Atención a las Víctimas de Delitos de Odio tendrá carácter público, universal y gratuito, y servirá para informar a las víctimas de delitos de odio sobre sus derechos, así como sobre los recursos sociales existentes y el sistema de acceso a los mismos, la posibilidad de interponer denuncias penales o cómo se tramitan estas en el juzgado. Además, este servicio pretende establecer canales de comunicación y colaboración con instituciones, asociaciones y colectivos que trabajan con las víctimas de este tipo de delitos, y reducir los efectos de la victimización secundaria, acercando la seguridad pública municipal a la ciudadanía. El Servicio ha habilitado un correo electrónico (delitosdeodio@madrid.es), teléfonos de contacto (91 588 38 45 / 606 690 970) y un lugar y un horario para atender a las víctimas de este tipo de delitos.

En el marco de internet, el Injuve asegura en su ‘Guía para combatir el discurso del odio’ que el primer paso ante un mensaje de este tipo en una red social es denunciarlo a la misma. Facebook, Twitter y Youtube cuentan con mecanismos de denuncia para contenidos de odio pero la gran ausente sigue siendo la islamofobia.

A nivel europeo, encontramos mecanismos de denuncia como el desarrollado por el Consejo de Europa en el marco de la campaña #NoHateSpeech. El COE ofrece la posibilidad de denunciar contenidos en las redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat y VKontakte) o de acudir a los organismos específicos nacionales, para lo que aporta una lista desplegable en la que no está incluida España por carecer de un mecanismo concreto para denunciar la islamofobia.

En el Observatorio de la Islamofobia en los Medios disponemos de un correo electrónico de denuncia de artículos islamófobos a través del que contactar con nosotros ante una noticia que perjudique a la comunidad musulmana. Por su parte, el Observatorio del discurso discriminatorio en los medios de comunicación ha desarrollado una plataforma a través de la que realizar un breve test para descubrir si estamos sensibilizados con la discriminación a través de la prensa. Por otro lado, organizaciones como STOP RUMORES o MALDITO BULO funcionan como plataformas de denuncia en su ámbito, proporcionando, en el segundo caso, un teléfono de WhatsApp, un bulobot y un verificador de imágenes para que cualquier persona pueda denunciar bulos, que posteriormente son verificados. Este tipo de iniciativas benefician coyunturalmente a la lucha contra la islamofobia, ya que las noticias falsas son un canal habitual a través del que se difunden discursos islamófobos.

Sin embargo, de la misma forma que sucede con los mecanismos de denuncia para delitos de odio, este tipo de plataformas sensibles a la islamofobia no pueden asumir la completa responsabilidad de visibilizarla como problema.

Te puede interesar también:

Presentación del Observatorio de la Islamofobia en los Medios en un iftar organizado por Onda de Madrid

El próximo viernes 24 de mayo la Asociación Onda de Madrid organiza un iftar (desayuno …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *