Portada / En portada / Mujeres árabes: rompiendo el juego de los espejos

Mujeres árabes: rompiendo el juego de los espejos

Publicado originalmente por Luz Gómez en el Portal de Revistas Electrónicas UAM.

Superar el “maternalismo”, la mirada condescendiente con que los estudios de género suelen abordar a las mujeres árabes como objeto de análisis, es tarea ardua. No solo hay una sólida tradición académica de feminismo euroamericano caracterizada por un sesgo maternalista en su aproximación a las mujeres árabes o al feminismo árabe, sino que, además, en el momento actual de retroceso generalizado de libertades y derechos, especialmente en el mundo árabe, descubrir esta trampa epistemológica no parece que sea una prioridad para la mayoría de las activistas, so pretexto de las divisiones que provocaría en la necesaria resistencia feminista global. Sin embargo, sin que se produzca el imprescindible cambio de perspectiva en nuestra relación de mujeres blancas, occidentales y universitarias con las mujeres árabes para que de verdad ellas sean nuestras pares y colegas, en la cátedra y en la calle, la añorada sororidad solo será “sonoridad”, por mucho que nos moleste que se juegue con las palabras. La superación de este desafío, a la vez académico y personal, es el hilo conductor de los trabajos que conforman este número del Journal of Feminist, Gender and Women Studies. La reseña de Loreto Ares del libro de Sara Ahmed Living a Feminist Life refleja precisamente la complejidad de este reto para activistas y universitarias.

Te puede interesar también:

Representación de los musulmanes y el islam en los medios de comunicación, de 2000 a 2015: un meta-análisis

Publicado por Saifuddin Ahmed y  Jörg Matthes en International Comunication Gazette en junio ​​de 2016 Este artículo presenta los …

Un comentario

  1. Pero por qué confunden ser árabe con musulmanas? Creo qj estas noticias en espacios que luchan contra la Islamofobia no hacen sino reforzar la hegemonía arabe. Por qué no ponen nunca noticias sobre mujeres negras, ya puestos a confundir términos por lo menos sean más inclusivos y no reproduciendo colonialidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *