Portada / Material de apoyo / Cinco cosas que los refugiados y los solicitantes de asilo quieren que sepas

Cinco cosas que los refugiados y los solicitantes de asilo quieren que sepas

Los refugiados y los solicitantes de asilo comparten cómo les afecta la cobertura de los medios y cómo se puede mejorar.

Publicado originalmente por Alia Dharssi y Francesca Fionda en The Discourse, el 20 de junio de 2018.

 

No faltan historias sobre refugiados y solicitantes de asilo. Esta semana, supimos a través de la prensa sobre la visita de la actriz Angelina Jolie a los refugiados sirios en Iraq , la separación de los solicitantes de asilo de sus hijos en la frontera y de cómo la política de inmigración estadounidense puede llevar a más refugiados a las fronteras con Canadá.

 

Aún así, las perspectivas de los refugiados y solicitantes de asilo sobre lo que les impacta no siempre se escuchan. Los medios tienden a precipitarse durante una crisis, recogen la información y se van.

 

“Vemos la misma imagen de los refugiados, que son personas que están en el infierno y mendigan por algo”, dijo Tareq Shammout, un sirio que trabaja en una panadería en Langley, BC, y vino a Canadá como refugiado asistido por el gobierno (GAR, por sus siglas en inglés). Hace medio año. “Podemos aguantar esta situación por un tiempo. Yo, ya lo he superado. He dormido en las calles y lo que sea. … [Pero] también nos enfrentamos a dificultades de otro tipo”.

 

Con tanto debate sobre los refugiados en los medios de comunicación, queríamos hablar con los refugiados sobre lo que piensan. Es por eso que (la compañía de periodismo con sede en Vancouver,) The Discourse se asoció con Pacific Immigrant Resources Society y Options Community Services para realizar talleres sobre refugiados y medios de comunicación en el área metropolitana de Vancouver en junio. Durante dos sesiones, los talleres reunieron a un pequeño grupo de personas para debatir qué echan de menos en las coberturas de historias de refugiados. ¿Qué necesitan los refugiados y los solicitantes de asilo para compartir sus perspectivas? ¿Qué significa hablar con un periodista?

 

Shammout y otros participantes, incluidos refugiados asistidos por el gobierno, refugiados con apoyo privado y solicitantes de asilo de Afganistán, Etiopía, Guatemala, Indonesia, Iraq, Kirguistán, México, Myanmar, Perú, Siria y Yemen dijeron que les gustaría ver más historias sobre la diversas circunstancias de las que provienen los refugiados y solicitantes de asilo, la variedad de desafíos que enfrentan en Canadá y sus aspiraciones.

 

Para el Día Mundial de los Refugiados recogimos lo que se dijo en el debate y hemos llevado a cabo un dossier de herramientas para refugiados y periodistas. Incluye información para ayudar a los refugiados a prepararse para compartir sus perspectivas con los medios (consejos para refugiados) e información para que los periodistas estén al tanto de temas relacionados con los refugiados (consejos para periodistas). Estos son cinco puntos clave presentados por los participantes en el taller:

 

1. Las interacciones diarias de los refugiados están determinadas por la cobertura de los medios.

Huda Alanny, trabajadora humanitaria y refugiada de Yemen que aspira a realizar trabajo social en Canadá, dice que vino al taller porque quería alentar a los medios a crear conciencia sobre quiénes son los refugiados y los apoyos sociales que necesitan. Se sorprendió cuando conoció a canadienses que no conocían la definición del término “refugiado”, que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) describe como “alguien que se ha visto obligado a huir de su país debido a la persecución, guerra o violencia “.

 

“Cuando pregunté (a algunos canadienses) cuál es la primera palabra que te viene a la mente cuando escuchas la palabra ‘refugiado, algunos de ellos me dijeron ‘guerra’, ‘sin techo’, ‘peligroso'”, recuerda Alanny, quien explica que conoció a canadienses que no conocen “al refugiado como persona”, que  no saben que los refugiados se han visto obligados a abandonar sus países, dejando a sus familiares, sus carreras y sus pertenencias.

 

Los participantes del taller aseguran que las percepciones y los estereotipos afectan sus interacciones cotidianas en Canadá. Por ejemplo, Alanny cuenta que conoció a un propietario en Vancouver que estaba dispuesto a arrendarle una habitación, pero cree que cambió de opinión cuando mencionó que era una refugiada.

 

2.Es importante destacar diversas voces de refugiados.

Los participantes del taller también expresaron su preocupación con respecto a la atención de los medios de comunicación en los sirios, que puede significar que las preocupaciones de una amplia gama de refugiados se pasan por alto. Recomendaron a los medios que cubrieran las historias de diversos refugiados de diferentes países, contando la razón por la que habían huido de sus países de origen y los diversos desafíos que supone el regreso.

 

Dos de los participantes del taller, que pidieron que no se revelara su identidad, vinieron a Canadá como solicitantes de asilo en noviembre de 2017. Dijeron que eran periodistas que huyeron de la persecución en Irak y tuvieron dificultades para obtener información sobre dónde buscar ayuda después de su llegada. Pasaron varios meses viviendo en un refugio para personas sin hogar en el Downtown Eastside de Vancouver.

 

“No teníamos esperanza”, dice uno de ellos. Quiere ver una mayor cobertura mediática que cuente las dificultades que enfrentan los solicitantes de asilo en Canadá, incluida la falta de acceso al apoyo que se brinda a los refugiados asistidos por parte del gobierno, así como la búsqueda de empleo para ser autosufientes.

 

Los datos sobre los refugiados también destacan que hay una variedad de historias distintas que contar. Los sirios son a menudo el centro de atención de los medios canadienses, pero las tres cuartas partes de los 25,4 millones de refugiados del mundo no son sirios, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados .

 

3. Tenemos que mirar más allá de la crisis.

“Recomiendo a los periodistas que presten atención cuando se trata de entrevistar a refugiados. Cuando los atienden, tienen que escuchar toda la historia y no ser selectivos con una determinada historia”, dice Ely Bahhadi, un profesor de periodismo de la Universidad de British Columbia y refugiado sirio.

 

Le preocupa que la cobertura de la crisis no tenga historias positivas, como las soluciones y las contribuciones de los refugiados a Canadá, y que eso perpetúe los estereotipos negativos y obstaculice la discusión de soluciones a las crisis. Bahhadi es uno de los participantes que recomienda que los medios cubran más historias que lleven más allá de la crisis. Quieren que el público vea quiénes son como personas y que se vaya más allá de la etiqueta de “refugiado”.

 

“Creo que es mejor centrarse en lo que podemos traer al país, en lugar de pensar: ‘Oh, tenemos que entrenarlos, … tenemos que enviarlos a clases de inglés’, o cosas así”, dice Sara López, que se prepara para ser consejera de aquellos refugiados que han sufrido un trauma. Ella vino a Canadá hace seis años, cruzando la frontera entre EE. UU. Y Canadá a pie.

 

4. Necesitamos explicar mejor el periodismo.

Con la preocupación por el incremento sobre las noticias falsas y los problemas económicos de los medios de comunicación, comprender el periodismo y descubrir dónde obtener información precisa puede ser confuso para cualquier miembro del público. Con los recién llegados, a este problema se añade que proceden de un lugar donde los periodistas trabajan de manera diferente.

 

Muchos de los participantes del taller dijeron que venían de países donde el periodismo estaba controlado por el gobierno o donde los periodistas arriesgaban sus vidas para cubrir las noticias diarias. Tres eran periodistas que huían de la persecución. Los participantes preguntaron cuánto control tenía el gobierno sobre los medios en Canadá, cómo se toman las decisiones editoriales, cómo funciona la verificación de hechos y cómo saben que pueden confiar en un periodista.

 

5. El seguimiento puede mejorar el diálogo.

Los participantes en el taller también dijeron que les gustaría ver a más periodistas seguir historias a medida que se desarrollan, en lugar de hacer historias únicas sobre refugiados o problemas específicos.

 

“Un reportero de Nueva York va (a un campamento de refugiados africanos) para cubrir una historia y tal vez tiene un protagonista a quien seguir para contar la historia al público. Está en los medios de comunicación, ahí fuera, pero ¿qué es lo siguiente? “, Pregunta Qaabata Boru, un periodista etíope exiliado que vino a Canadá hace un año. Él cree que la cobertura mediática de los campamentos de refugiados en África lleva a la gente a “olvidarlos” y hace que sea más difícil responsabilizar a los responsables de la toma de decisiones, como el ACNUR.

 

Del mismo modo, Raúl Gatica, un organizador comunitario y mexicano indígena que llegó a Canadá hace 12 años como solicitante de asilo, quiere descubrir cómo los refugiados pueden evitar convertirse en el “tema del mes” y convencer a los periodistas para que cubran sus preocupaciones con el tiempo. Él cree que es importante para los periodistas hacer un seguimiento de los refugiados, en lugar de solo “extraer” sus historias, y pensar en los beneficios prácticos que las noticias podrían tener para los refugiados.

 

Estas son solo algunas de las recomendaciones que surgieron de los talleres de colaboración. Para obtener más consejos e información detallada, consulte nuestros consejos para periodistasy los consejos para refugiados. Por favor, compártelo y danos tu opinión. Es un documento de trabajo y de vida que planeamos actualizar con el tiempo, así como compartirlo con refugiados y periodistas con la esperanza de mejorar la cobertura mediática de los refugiados.

 

Esta historia fue posible gracias a las contribuciones de más de 30 refugiados, recién llegados y trabajadores de asentamientos que nos hablaron por teléfono, en persona o asistieron a nuestra serie de talleres.

 

El taller fue apoyado por personal y voluntarios de Pacific Immigrant Resources Society y Options Community Services.

 

Esta pieza fue editada por Lindsay Sample, con verificación de datos y edición de copias por Jonathan von Ofenheim. Los archivos son de Brenna Owen y Julia-Simone Rutgers. La editora ejecutiva de The Discurse es Rachel Nixon.

 

Te puede interesar también:

Miedo, rechazo y odio a los musulmanes en España

Publicado originalmente por Sin Filtros. ¿Qué es lo primero que piensas cuando ves a una …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *