Portada / Material Observatorio / Artículos observatorio / Los medios de comunicación españoles desconectados de la juventud musulmana

Los medios de comunicación españoles desconectados de la juventud musulmana

FÁTIMA TAHIRI SIMOUH*

El silencio cortante y el rostro serio de Ramia auguraba que este vídeo[1] no sería como los otros. Después de un profundo suspiro, Ramia explicaba: “ser musulmán en occidente no es fácil y ser musulmana menos (….) El periódico, cada día, aunque no haya habido un ataque terrorista, siempre te va a hablar de una detección, de algo que haya pasado en otro país, también hay muchos países musulmanes en guerra…”. Las palabras de esta youtuber catalana expresan un malestar generalizado entre la juventud musulmana que observa cada día cómo los medios de comunicación hablan de su realidad sin contar con ellos/as. Generalmente la lógica informativa de los medios prioriza los conflictos como noticias sobre acontecimientos de otra índole. El problema surge cuando un determinado colectivo, en este caso la comunidad musulmana en general y los/as jóvenes musulmanes/as en particular, aparece en los medios de comunicación mayoritariamente en situaciones de conflicto, como demuestran las estadísticas del Observatorio[2]. Esta asociación constante nos sitúa ante la peligrosa asunción de que el conflicto es algo inevitable debido a las tensiones que se originan por las características culturales de los inmigrantes. Siguiendo esta lógica, es fácil caer en el discurso que señala a algunos inmigrantes como incompatibles con la cultura y los valores occidentales.

Los medios establecen en un su propio discurso un destinatario con una identidad cultural determinada de la que las personas musulmanas no forman parte. Por eso el uso de la palabra “inmigrante” en este artículo no es casualidad. Hemos de ser conscientes que los medios de comunicación es uno de los principales instrumentos de construcción de identidad y alteridad. Su argumentación se basa en el imaginario colectivo de nuestra sociedad donde “lo musulmán” siempre ha representado no sólo al “otro” sino al enemigo. Así los/as jóvenes musulmanes/as quedan instalados de forma permanente en la ajenidad. Serán siempre inmigrantes aunque no lo sean.

La representación estereotipada de ciertos discursos mediáticos más que aclarar u ofrecer una información veraz, consolidan las representaciones preexistentes sobre las personas musulmanas que nos impide adentrarnos en análisis reales para describir la situación social compleja de la juventud musulmana española. Unos estereotipos que son difíciles de combatir o eliminar más si cabe cuando coinciden con acontecimientos puntuales como los recientes ataques terroristas donde los terroristas no eran extranjeros sino musulmanes españoles. A partir desde estos hechos puntuales se ha descrito a toda la juventud musulmana española a través de la figura del joven terrorista violento y enemigo de los valores occidentales.

Esta situación hace que los medios de comunicación se conviertan en una de las muchas adversidades a las que tienen que hacer frente este colectivo. Las noticias suponen en ocasiones batallas donde muchos y muchas jóvenes se ven en la tesitura de defender su forma de ser y estar en el mundo. Sus cuerpos, su identidad y su religiosidad se convierten en objetos de estudio con los que se deben aplicar diferentes políticas de Estado para asegurar el bienestar y la seguridad de la sociedad. Así por ejemplo el año escolar empezaba en Cataluña con la aplicación del PRODERAI (Protocolo de prevención y detección de radicalismo islámico) con el que más que acabar con la radicalización se legitima la islamofobia, el racismo, la estigmatización y la criminalización de la juventud musulmana en las escuelas.

Para combatir la islamofobia y el racismo en los medios de comunicación, no vale sólo con escuchar a los/as jóvenes musulmanes/as en las situaciones que les conciernen directamente (que es algo obvio) sino que hay que dar visibilidad a los diferentes ámbitos de la vida social y política española de la que forman parte no solo como musulmanes. Al contrario de como se retrata en los medios habitualmente, a los/as jóvenes musulmanes/as no les afecta únicamente el terrorismo, la islamofobia y el racismo. También los recortes en sanidad y educación, la reforma universitaria, el paro juvenil y el procés entre otras cuestiones en las que nunca se les tiene en cuenta como miembros de la sociedad que son. Los profesionales de los medios deberían tomar conciencia de que no deben hablar de la juventud musulmana como “los/as otros/as” y que entre su público además de juanes y marías hay también ramias y mohames.

 


[1] “Ser musulmán en tiempos revueltos” de Ramiaschannel: https://www.youtube.com/watch?v=J5sbZNOKLIQ

[2]Ver las estadísticas del Observatorio de islamofobia de los medios donde más del 80% de las noticias publicadas sobre el islam hablan de temas negativos.

*Investigadora doctoral de la Universidad Autónoma de Madrid.

Te puede interesar también:

Encuentro del Observatorio de la Islamofobia en los Medios con los becarios de Alianza de Civilizaciones de la ONU

  El Observatorio de la Islamofobia en los Medios se reunió el pasado martes 9 …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *